Respuestas sobre COVID-19

Vacunación contra el COVID-19

Read Translation

UT Southwestern se complace en ahora dar programaciones inmediatas para la primera dosis en todos nuestros cuatro centros de vacunación. Toda persona mayor de 16 años es elegible para vacunarse contra el COVID-19 en Texas.

¿Está listo para programar su vacunación?

¿Necesita la primera dosis?

Si usted es un paciente nuevo o actual de UT Southwestern, nos complace vacunarlo. La inscripción a una cita toma solo unos minutos.

Prográmela ahora

¿Es momento de la segunda dosis?

Si usted ya recibió la primera dosis, lo invitamos a revisar nuestras preguntas frecuentes (FAQ), que incluyen información sobre cómo programar su segunda dosis.

Información sobre la segunda dosis

¡Estamos aquí para ayudar!

Tenemos varias hojas con consejos para ayudarlo a transitar su proceso de vacunación con UTSW. También puede desplazarse hacia abajo para ver videos y blogs de nuestros expertos.

Lea nuestras FAQ

Las vacunaciones contra el COVID-19 están disponibles solo mediante cita en los siguientes centros de UTSW:

Quienes recientemente se hayan inscrito en nuestro portal para recibir la vacuna deberían haber recibido un correo electrónico de mychart@utsouthwestern.edu con instrucciones y pasos para seguir.

Esperamos vacunarlo.

A continuación, encontrará otras preguntas frecuentes, ordenadas por temas.

Centro de acción de vacunación

cuh-hospital-employee-685x386.jpg

El uso de mascarillas en UT Southwestern es obligatorio

Los protocolos de seguridad vigentes en todos los centros de UT Southwestern desde el otoño de 2020 se mantienen sin cambios. Estos incluyen el uso de mascarillas, el distanciamiento físico y la limitación del número de visitantes. Seguiremos evaluando estas medidas de seguridad y publicaremos todas las actualizaciones. Como centro médico académico, es especialmente importante que mantengamos la guardia alta.

Elegibilidad y distribución

¿Cómo determina UT Southwestern quién se debe vacunar?

UT Southwestern sigue las directrices estatales y federales para la distribución. A partir del lunes 29 de marzo, todos los adultos de Texas son elegibles para vacunarse contra el COIVD-19, independientemente del estado de salud o su ocupación.

En diciembre, lanzamos nuestro despliegue de vacunación con la Fase 1A, el personal de servicios médicos, y luego expandimos nuestra distribución para incluir a personas en la Fase 1B y aquellos con condiciones en los Centers for Disease Control and Prevention (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades o CDC) identificadas como de riesgo alto o de riesgo potencialmente alto de enfermedad grave por COVID-19.

A mediados de marzo, pasamos a la Fase 1C establecida por el Texas Department of State Health Services, que amplió la elegibilidad para incluir a las personas de entre 50 y 64 años. Además, según una directriz federal, el personal de educación y cuidado infantil ahora son elegibles para vacunarse en Texas.

¿Cómo se determinaron las fases de elegibilidad para la vacuna?

Dado que el suministro inicial de la vacuna es limitado, los Centers for Disease Control and Prevention (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades o CDC, por sus siglas en inglés) de EE. UU. hicieron recomendaciones a los gobiernos estatales y locales sobre quiénes deberían vacunarse primero. Las recomendaciones de los CDC se basan en las del Advisory Committee on Immunization Practices (Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización o ACIP, por sus siglas en inglés), un panel independiente de expertos en medicina y salud pública.

Las recomendaciones se hacen con estos objetivos:

  • Disminuir la muerte y las enfermedades graves en la medida de lo posible.
  • Preservar el funcionamiento de la sociedad.
  • Reducir la carga adicional que el COVID-19 supone para las personas que ya son víctimas de la desigualdad.
¿Necesito tener una cuenta en MyChart para recibir la vacuna?
  • Pacientes existentes de UTSW: Sí. MyChart es la forma más fácil de programar su vacunación y leer actualizaciones importantes. Si ya está inscrito en MyChart, ahora es un buen momento para asegurarse de que su información esté actualizada. Si nunca ha utilizado MyChart, este sitio web ofrece consejos útiles sobre cómo empezar. También le recomendamos que descargue la aplicación MyChart, disponible en App Store o Google Play.
  • Todos los demás miembros del público: Sí. Si actualmente no es un paciente  de UTSW y cumple con los criterios requeridos, puede visitar nuestro portal de registro de vacunación contra el COVID-19.
¿Cuán rápido podré recibir la vacuna?

UTSW se complace en ahora dar programaciones inmediatas para nuestros cuatros centros de vacunación. Consulte todas las citas disponibles visitando nuestra página de programación.

Si no puedo conseguir una cita en UT Southwestern, ¿a dónde puedo ir?

Consulte el mapa de proveedores de la vacuna contra el COVID-19 del Texas Department of State Health Services (Departamento de Servicios de Salud del Estado de Texas) en donde podrá encontrar otros centros de vacunación.

¿Cuánto cuesta la vacuna?

Las vacunas ya fueron pagadas por el gobierno federal con el dinero de los contribuyentes; los oficiales han dicho varias veces que será gratis. Los proveedores de la vacuna podrían cobrar una tarifa administrativa, pero es probable que la cubra el seguro médico.

¿Tendremos suficientes vacunas?

Los suministros serán limitados al principio, por lo que los funcionarios estatales y federales han creado un programa de liberación gradual. La Operación Warp Speed compró con antelación cientos de millones de dosis a seis fabricantes. Todos han estado produciendo la vacuna mientras esperaban la aprobación de la FDA.

Pfizer tiene previsto producir 1,300 millones de dosis para finales de 2021 y los totales de Moderna oscilan entre 500 millones y 1,000 millones de dosis.

¿Las vacunas estarán disponibles en todas las instalaciones de UTSW?

En este momento, estamos proporcionando vacunas contra el COVID-19 en cuatro lugares, con cita únicamente:

A medida que aumente el suministro de vacunas, prevemos que podremos aplicar vacunas en otras zonas donde demos atención, como los condados de Collin y Tarrant. Visite nuestra página de vacunación y controle sus mensajes en MyChart para ver las novedades.

Rastreando las variantes del coronavirus

Las nuevas cepas del virus SARS-CoV-2 identificadas en el Reino Unido, Sudáfrica y Brasil han causado preocupación sobre si las vacunas actuales protegerán completamente a las personas durante la pandemia de COVID-19. El Dr. David Greenberg, especialista en enfermedades infecciosas de UT Southwestern, y el Dr. Vineet Menachery, virólogo de UT Medical Branch en Galveston, están rastreando las variantes y la respuesta de las vacunas a ellas.

Segunda dosis contra el COVID-19

Una vez que reciba la primera dosis de la vacuna, ¿cómo puedo programar la segunda dosis?

Recibirá un mensaje de MyChart cuando llegue el momento de hacerlo.

¿Cuándo debo recibir la segunda dosis de la vacuna contra el COVID-19?

Se necesitan dos dosis de las vacunas Pfizer-BioNTech y Moderna contra el COVID-19. El plazo recomendado para las segundas dosis es el siguiente:

  • Pfizer: 21 días después de la primera dosis
  • Moderna: 28 días (o más) después de la primera dosis

Los Centers for Disease Control and Prevention (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades o CDC, por sus siglas en inglés) y los expertos en enfermedades infecciosas de UTSW insisten en la importancia de vacunarse totalmente para lograr la máxima eficacia, pero hay flexibilidad en el plazo para la segunda dosis.

Aunque la segunda dosis debe administrarse lo más cerca posible de las recomendaciones, la segunda dosis de las vacunas de Pfizer-BioNTech y Moderna contra el COVID-19 puede programarse para su administración hasta 6 semanas (42 días) después de la primera dosis.

Las dosis que se administren después del plazo recomendado se considerarán válidas y no será necesario reiniciar la serie.

¿Cómo se me notificará cuando sea el momento de recibir mi segunda dosis?

Recibirá un recordatorio de programación de MyChart. Considere que las citas no estarán disponibles hasta que UTSW haya recibido un envío de vacunas de segunda dosis, así que continúe verificando si hay espacios abiertos en MyChart a medida que se acerca la fecha de su segunda dosis. Si las citas no están disponibles, no se alarme. Si recibió la primera dosis de su  vacuna en UTSW, tiene garantizada su segunda dosis.

Cuando las vacunas estén disponibles, tendrá la opción de programar una vacuna contra el COVID-19 a través del icono de enlace rápido naranja "Schedule a COVID-19 vaccine" o mediante un "ticket" de programación. Puede encontrar instrucciones más detalladas en la hoja de consejos "Cómo programar una vacuna COVID-19 a través de MyChart".

Tengo un ticket para hacer la cita para mi segunda dosis, pero no veo ningún ícono de enlace rápido para la cita. ¿Qué debo hacer?

Para empezar, haga clic en el enlace de abajo o seleccione el enlace rápido “Schedule an Immunization” (Programar una vacunación) en la pantalla de inicio de MyChart y siga las indicaciones. Si vuelve a entrar en MyChart y ese ícono ya no aparece, siga estos pasos:

  1. En el menú principal, haga clic en las tres barras para que aparezca el menú desplegable.
  2. Bajo “Find Care” (Buscar atención), haga clic en “Schedule an Appointment” (Programar una cita) y busque su ticket para programar la vacuna contra el COVID-19. Verá un aviso que dice: “You have an appointment that needs to be scheduled” (Hay una cita que debe programar).
  3. Después de hacer clic en “Schedule now” (Programar ahora), los horarios de las citas aparecerán a medida que haya lugares disponibles.
¿Tendré algún problema para recibir la segunda dosis a tiempo?

UT Southwestern no ha tenido ni prevé ningún retraso en la recepción de nuestros envíos de segundas dosis. Tanto el Estado como los fabricantes de vacunas nos han asegurado que las segundas dosis estarán disponibles a tiempo.

Como parte de nuestros propios protocolos en UT Southwestern, estamos dando prioridad a las segundas dosis al asignar y programar las citas de vacunación. Estamos seguros de que recibirá su segunda dosis a tiempo.

¿Puedo recibir mi segunda dosis si he estado expuesto a alguien con COVID-19?

Si se expone a alguien que dio positivo para COVID-19, debe esperar hasta que se le haya dado de alta después del período de cuarentena, 14 días después de la exposición, antes de recibir la segunda dosis de la vacuna.

Preguntas frecuentes sobre la vacuna contra el COVID-19

Los trabajadores de primera línea y los especialistas en enfermedades infecciosas de UT Southwestern fueron de los primeros en recibir la vacuna, y están deseosos de compartir las respuestas basadas en la evidencia a algunas de las preguntas más frecuentes sobre ella. Como sabe, la pandemia es una situación que cambia rápidamente, por lo que las respuestas a las preguntas frecuentes que aparecen a continuación se actualizarán periódicamente.

Sobre la vacuna

¿Qué vacunas contra el COVID-19 administrará UT Southwestern a los pacientes, y puedo elegir cuál recibir?

UT Southwestern está recibiendo las vacunas contra el COVID-19 de Moderna y Pfizer-BioNTech. Un Comité de Revisión Científica de Vacunas establecido en UT Southwestern analizó de forma independiente los datos de los ensayos clínicos para identificar cualquier diferencia entre las vacunas y determinar si había grupos que debían recibir una en lugar de la otra. UT Southwestern, junto con la U.S. Food and Drug Administration (Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. o FDA, por sus siglas en inglés) y los Centers for Disease Control and Prevention (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades o CDC, por sus siglas en inglés), afirma que ambas vacunas tienen grados casi idénticos de eficacia y seguridad y que se debe recibir la vacuna a la que se tenga acceso primero. Ambas vacunas también requieren dos dosis, administradas con un intervalo de tres a cuatro semanas.

¿Qué tienen las vacunas y cómo funcionan?

La Food and Drug Administration (Administración de Alimentos y Medicamentos o FDA) autorizó para uso de emergencia las vacunas que produjeron Pfizer/BioNTech, Moderna y Johnson & Johnson. Las vacunas Pfizer y Moderna usan lo que se llama ARN mensajero (ARNm), que en este caso es un material sintético que lleva el código genético usado para producir la proteína del pico de SARS-CoV-2. El pico es la parte del virus que se adhiere a las células humanas. El ARNm muestra a su sistema inmunitario una parte del virus, de modo que cuando su cuerpo se encuentra con el virus completo en la vida real, reconoce al invasor y puede dar una respuesta inmune rápida, activando anticuerpos (células B y T) para combatirlo. Así es como funcionan las vacunas de ARNm.

Aunque muchas vacunas usan una versión debilitada o inactiva del virus para crear una respuesta inmunitaria, estas vacunas no lo hacen, por lo que no hay riesgo de que causen enfermedades.

Las vacunas que usan ARNm son nuevas, pero la tecnología existe desde hace décadas y se ha usado en tratamientos para otras enfermedades, como el cáncer y la fibrosis quística. La tecnología de las vacunas de vector adenoviral se ha usado para vacunar a casi 200,000 participantes en programas de vacunación y ensayos clínicos para enfermedades como el ébola, el virus de zika, la malaria y el virus respiratorio sincicial (RSV). Se mostró que dicha tecnología es segura en estos ensayos.

¿Cuál es la eficacia de las vacunas?

En los ensayos clínicos de fase tres, en los que participaron miles de personas, ambas vacunas tuvieron una eficacia de casi el 95% en la prevención del COVID-19, resultado inmejorable, según los principales expertos en enfermedades infecciosas del país, como la doctora Trish Perl, jefa de la División de Enfermedades Infecciosas de UT Southwestern.

A modo de contexto, la FDA había sugerido que una vacuna contra el coronavirus tendría que tener una eficacia de al menos el 50% para obtener una autorización de emergencia. La mayoría de los expertos esperaban un 70%. Los primeros resultados sitúan a las vacunas contra el COVID-19 en el ámbito de la eficacia de las vacunas contra la varicela (92%), el sarampión-paperas-rubéola (97%) y la poliomielitis (99%).

Además de prevenir el COVID-19, los datos de los ensayos clínicos mostraron que los pacientes que recibieron la vacuna y contrajeron COVID-19 no tuvieron complicaciones graves. Esto indica que incluso si uno se contagia de COVID-19 después de recibir la vacuna, esta puede prevenir las complicaciones más graves, similar a los resultados de la vacuna contra la gripe.

El Vaccine Science Review Committee (Comité de Revisión Científica de Vacunas) de UT Southwestern estudió de forma independiente los datos de los ensayos clínicos de las vacunas candidatas antes de administrar una vacuna a empleados y pacientes.

Lea la reseña científica de Pfizer.
Lea la reseña científica de Moderna.

¿Protegerán las vacunas contra las nuevas cepas del virus, como la del Reino Unido?

Los expertos en enfermedades infecciosas de UT Southwestern afirman que no hay motivos para pensar que esta mutación vaya a afectar a la eficacia de las dos vacunas disponibles actualmente. Se han documentado varias mutaciones del virus SARS-CoV-2 desde el comienzo de la pandemia. Esta nueva cepa, que se ha detectado en Dallas y otras partes de Texas, presenta tres mutaciones en la proteína de la espiga, que pueden afectar a su capacidad para unirse con mayor eficacia a las células huésped. La variante parece ser un 50% más transmisible o contagiosa y podría convertirse en la cepa del virus dominante en EE. UU. para marzo. La aparición de estas nuevas variantes refuerza la importancia de vacunarse contra el COVID-19 cuando esté disponible. Debemos seguir respetando aún más estrictamente las medidas de seguridad para reducir la propagación del COVID-19. La variante no parece causar una enfermedad más grave ni afecta la eficacia de la vacuna ni de tratamientos como los anticuerpos monoclonales.

¿Por qué las vacunas requieren dos inyecciones y qué ocurre si uno no se coloca la segunda inyección?

La primera vacuna desencadena la respuesta inmunitaria, y la segunda, a menudo llamada "de refuerzo", prepara al organismo para memorizar el virus de modo que lo reconozca inmediatamente en el futuro y lo combata. Muchas vacunas requieren refuerzos, como el tétanos, el herpes y la triple vírica SPR.

Cada una de las vacunas contra el COVID-19 requiere una segunda inyección (con 21 días de diferencia en el caso de Pfizer; 28 en el de Moderna). Si no se coloca la segunda dosis es menos probable que desarrolle una inmunidad completa. El personal sanitario intentará que sea lo más cómodo posible programar ambas citas a la misma hora y enviará recordatorios para que reciba la segunda dosis.

¿Debo recibir la misma vacuna (Pfizer o Moderna) para mi segunda dosis?

Sí. A pesar de que ambas vacunas aprobadas son de ARNm, no son idénticas. Los ensayos clínicos no examinaron los datos relativos a la combinación de vacunas, por lo que debe recibir la misma vacuna en el refuerzo que la primera dosis.

¿Funcionan las vacunas en personas mayores y más vulnerables?

Las vacunas parecen mantener altas tasas de eficacia independientemente de la edad, el sexo y el origen étnico. Por ejemplo, la vacuna de Pfizer tuvo una eficacia del 94% en adultos mayores de 65 años, según los datos de seguridad. Ambas vacunas se han probado también en personas con enfermedades preexistentes estables, como diabetes y cáncer, y los índices de eficacia se mantuvieron básicamente en los mismos niveles.

¿Por qué algunas vacunas deben almacenarse a temperaturas tan bajas?

Los requisitos de la cadena de frío varían y dependen de la formulación de la vacuna. En algunas, como la vacuna de Pfizer (almacenada a -70 grados centígrados; piense en el hielo seco), las moléculas se vuelven inestables y se degradan si se dejan a mayor temperatura. La vacuna de Moderna debe almacenarse a -20 grados centígrados, es decir, a la temperatura de un congelador normal.

Con los estudios adicionales que se están llevando a cabo, podría quedar en evidencia que las vacunas no requieren temperaturas tan bajas, pero fueron desarrolladas y probadas de una manera específica durante los ensayos clínicos, por lo que ese es el protocolo a seguir. Otras vacunas en desarrollo, como una de Johnson & Johnson, solo requieren refrigeración.

¿Las personas que se han recuperado de COVID-19 necesitan vacunarse?

No está claro cuánto tiempo dura la inmunidad natural después de recuperarse del COVID-19, y hay algunos datos que sugieren que empieza a disminuir después de 90 días. Del mismo modo, se desconoce el nivel de inmunidad que tiene después de las terapias contra el COVID-19, como el plasma de convalecencia o los anticuerpos monoclonales. Se han registrado algunos casos de recidivas, por lo que los CDC podrían aconsejar a las personas que se vacunen, aunque hayan estado enfermas de COVID-19 anteriormente.

Explicación de las reacciones a la vacuna contra el COVID-19

A medida que el primer grupo de personas recibe las vacunas contra el COVID-19, algunos casos de reacciones anafilácticas han generado preocupación entre las personas con alergias graves. La Dra. Rebecca Gruchalla, jefa de la División de Alergia e Inmunología de UT Southwestern, explica qué podría estar causando estos raros acontecimientos, y aconseja cómo deben proceder las personas con alergias graves.

Seguridad de las vacunas

¿Cómo sabemos que no se saltaron pasos para producir las vacunas más rápido?

Existe un régimen de pruebas y ensayos clínicos bien establecido que debe seguirse para que la FDA considere la aprobación de una vacuna. En el caso de estas vacunas contra el COVID-19, la investigación se llevó a cabo de forma simultánea, en lugar de consecutiva, y los tiempos de espera para la revisión de la investigación se redujeron sustancialmente gracias a la Operación Warp Speed, un programa federal que invirtió en el desarrollo y la fabricación de las vacunas.

No se saltó ningún paso ni se sacrificó la seguridad por la rapidez.

Una junta de supervisión independiente y transparente de expertos analizó los datos del ensayo, y científicos de carrera los evaluaron en la FDA. Toda la información de los ensayos clínicos se publicará en revistas especializadas.

¿Es seguro recibir la vacuna contra el COVID-19?

La vacunación es una de las intervenciones más seguras que tenemos en la atención al paciente y la prevención de enfermedades, y tiene una larga historia de protección al público, desde la viruela hasta la poliomielitis y el sarampión. Sí, hay efectos secundarios de baja intensidad, pero son insignificantes comparados con las protecciones que puede proporcionar una vacuna contra el COVID-19 segura y eficaz.

¿Son seguras las vacunas para los niños y las mujeres embarazadas?

Las vacunas suelen probarse primero en adultos para garantizar su seguridad antes de iniciar los ensayos pediátricos. Aunque históricamente no se ha incluido a las mujeres embarazadas en los ensayos de vacunas, un pequeño número de mujeres del ensayo clínico de Pfizer quedaron embarazadas durante el estudio, sin complicaciones a corto plazo.

El Advisory Committee on Immunization Practices (Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización) ha dicho que publicará pronto una guía sobre cuándo o si las pacientes embarazadas deben vacunarse y el American College of Obstetrics and Gynecology (Colegio Americano de Obstetricia y Ginecología) recomienda la vacuna para las mujeres que estén embarazadas, que quieran quedarse embarazadas o que estén amamantando. Las mujeres deben discutir esto con su médico personal.

En este momento, las vacunas están aprobadas para mayores de 16 años. Dado que los ensayos clínicos no incluyeron a niños ni a mujeres embarazadas, esperamos tener más información a medida que se vayan ampliando los ensayos de fase 3 y 4. Los resultados podrían estar disponibles a principios de la primavera.

¿Son seguras las vacunas contra el COVID-19 para las personas con antecedentes de reacciones alérgicas?

Las reacciones alérgicas graves a las vacunas son muy raras, incluso en el caso de personas con antecedentes de alergia a los alimentos, a los animales domésticos, a factores ambientales o a medicamentos orales. Aun así, UT Southwestern está siguiendo las recomendaciones de los CDC y observando a los pacientes durante 15 minutos en un entorno seguro después de la vacunación para controlar cualquier efecto adverso.

Los pacientes que hayan tenido una reacción alérgica grave a una vacuna, a un medicamento intravenoso o a uno inyectable en el pasado, deben discutir la posibilidad de vacunación contra el COVID-19 con su proveedor. En la mayoría de los casos, aún puede recibir la vacuna, pero con un período de supervisión de 30 minutos.

Si ha tenido una reacción alérgica grave a uno de los componentes de las vacunas contra el COVID-19, como el polietilenglicol o el polisorbato, se recomienda que NO reciba ninguna de las vacunas contra el COVID-19 actualmente disponibles. Además, si ha tenido una reacción alérgica grave o inmediata a la primera dosis de la vacuna contra el COVID-19, NO debe recibir la segunda dosis hasta que comente los detalles de la reacción con su proveedor.

Si tengo síntomas o me siento mal, ¿es recomendable o seguro vacunarse?

Si no se siente bien o tiene síntomas de COVID-19, hable con su proveedor, que puede recomendarle que posponga la vacunación hasta una fecha posterior.

¿Afectan las vacunas la fertilidad de las mujeres?

No hay pruebas ni razones para pensar que las vacunas contra el COVID-19 afecten a la fertilidad, a pesar de algunas afirmaciones en sentido contrario que circulan por Internet. Estos informes se basan en la teoría de que, dado que la proteína de la espiga del SARS-CoV-2 se parece a la proteína syncytin-1, que es crucial para la formación de la placenta, las vacunas contra el COVID-19 podrían provocar una respuesta inmunitaria dirigida a la proteína de la placenta. Pero los virólogos dicen que las dos proteínas no están relacionadas en absoluto y no son lo suficientemente similares como para confundir a los anticuerpos que atacan al virus.

Comprensión de la vacuna contra el COVID-19

Acompañe a la Dra. Trish Perl, jefa de la División de Enfermedades Infecciosas de UT Southwestern, mientras nos sumerge en la ciencia que hay detrás de la vacuna contra el COVID-19 y responde a las preguntas sobre esta reveladora investigación.

Después de la vacunación y los efectos secundarios

¿Debo tomar medicamentos antiinflamatorios, como Advil o Tylenol, antes de vacunarme para evitar los efectos secundarios posteriores a la vacunación?

No. A pesar de que estos medicamentos podrían ayudar con los posibles efectos secundarios, también podrían afectar a su respuesta inmunitaria, haciendo que la vacuna sea menos eficaz. Se recomienda tomarlas después de la vacuna solo si se experimenta dolor, hinchazón o fiebre.

¿Tienen las vacunas efectos secundarios graves?

El efecto secundario más común es el dolor en el lugar de la inyección y dolor de cabeza, y la mayoría de los efectos secundarios duran menos de 48 horas.

Los participantes en el ensayo clínico informaron de dolor en el brazo, fatiga, escalofríos, fiebre o dolores de cabeza que duraron uno o dos días, más comúnmente después de la segunda dosis. Pero esa reacción suele ser una señal de que la vacuna está funcionando, ya que desencadena la respuesta inmunitaria (o inflamación) que indica que su cuerpo reconoce este patógeno nunca visto y está generando una respuesta protectora contra él.

En los ensayos clínicos se seguirá vigilando a los pacientes para detectar los efectos secundarios mucho después de que hayan sido vacunados. El estado de Texas utilizará el Vaccine Adverse Event Reporting System (Sistema de Notificación de Efectos Adversos de las Vacunas o VAERS, por sus siglas en inglés), un sistema nacional gestionado conjuntamente por los Centers for Disease Control (Centros de Control de Enfermedades o CDC, por sus siglas en inglés) y la FDA, para hacer un seguimiento de la seguridad y los efectos secundarios de las vacunas. Texas también utilizará una aplicación llamada v-safe, que envía a quienes hayan recibido las vacunas mensajes de texto y correos electrónicos de control para controlar su salud, así como para recordarles cuándo es el momento de ponerse la segunda dosis.

¿Los efectos secundarios de la vacuna se verán inmediatamente o es posible experimentarlos más adelante?

Es posible tener una reacción retardada o un efecto secundario que comience más de siete días después de la vacunación. Entre estas, se encuentran: fiebre, dolores corporales, dolor de cabeza y reacciones en el lugar de la inyección. Se han notificado reacciones retardadas en el lugar de la inyección que incluyen dolor, hinchazón, picazón y enrojecimiento. Esto no se considera una reacción alérgica y no le impide recibir la segunda dosis. Además, estas reacciones son un signo positivo de que su sistema inmunitario está respondiendo a la vacuna. Si tiene alguna duda, hable con su médico de cabecera.

¿Presentan las vacunas algún riesgo para la salud a largo plazo?

Los participantes en el ensayo de la vacuna de fase 3 fueron controlados durante 60 días después de recibir su segunda dosis, lo cual es necesario antes de poder presentar cualquier dato de seguridad a la FDA. Normalmente, si un paciente no ha experimentado efectos secundarios graves en 60 días, es muy poco probable que lo haga. Pero como estas vacunas son tan nuevas, todavía se están recopilando datos importantes a largo plazo.

Según los documentos de seguridad de los ensayos clínicos publicados por la FDA el 10 de diciembre, hubo cuatro casos de parálisis de Bell, una enfermedad que debilita temporalmente los músculos faciales, entre los participantes de los ensayos clínicos de Pfizer que recibieron la vacuna. Sin embargo, las tasas de parálisis de Bell no fueron diferentes de las que se dan en la población general y no hay pruebas de que la vacuna haya causado el problema. Aun así, es probable que la FDA recomiende una investigación de seguimiento.

¿Cuánto tiempo tarda en desarrollarse la inmunidad tras la vacunación?

Los documentos de la FDA afirmaban que la vacuna de Pfizer tuvo un 95% de inmunidad siete días después de la segunda dosis y que la vacuna de Moderna tuvo un 94.5% de inmunidad 14 días después de la segunda dosis.

El refuerzo es necesario para reforzar la respuesta inmunitaria y brindar una protección casi total. Además, hay que tener en cuenta que la exposición sigue siendo posible entre dosis, por lo que hay que seguir usando la mascarilla y seguir las recomendaciones de lavado de manos y distanciamiento físico.

¿Cuánto dura la inmunidad contra el COVID-19?

Todavía no hay una forma definitiva de saberlo, pero algunos estudios han indicado que podría durar años, o incluso décadas. La investigación demostró que los pacientes que contrajeron COVID-19 a principios de 2020 tenían anticuerpos robustos hasta seis meses después. Los estudios sobre los supervivientes de SARS, también causado por un coronavirus, demostraron que los participantes eran portadores de células inmunitarias 17 años después de haberse infectado. Así que hay razones para ser optimistas, pero los científicos tendrán que seguir controlando la duración y la potencia de las respuestas inmunitarias en los pacientes vacunados.

Si me pongo la vacuna, ¿significa eso que no puedo contraer COVID-19 ni transmitir la enfermedad?

Aunque ambas vacunas son muy eficaces, no lo son al 100%, por lo que sigue siendo posible, aunque muy poco probable, que pueda contraer COVID-19.

En los ensayos de la vacuna se puso a prueba si los participantes producían anticuerpos para evitar el desarrollo de los síntomas del COVID-19 o desarrollar síntomas graves de la enfermedad, pero aún no está claro si las personas vacunadas podrían desarrollar una infección asintomática y tengan el potencial de transmitir el virus. Es muy importante que siga usando la mascarilla, resguarde el distanciamiento social y se lave las manos.

Una vez que esté vacunado, ¿los anticuerpos de la vacuna darán un resultado positivo en la prueba de COVID-19?

No. Las vacunas no influirán en los resultados de las pruebas de PCR o de antígeno de COVID-19, ya que la vacuna no contiene el virus en sí, sino que induce al organismo a producir anticuerpos específicos para la proteína de la espiga. La proteína de la espiga es como una llave que el virus utiliza para "abrir" y entrar en nuestras células. Las pruebas de PCR y de antígeno buscan el código genético del propio virus, que no está contenido en la vacuna, sino que solo está presente durante la infección viral.

¿Tendré que seguir usando mascarilla y resguardando el distanciamiento social después de vacunarme?

Sí. La gente se vacunará durante gran parte del 2021. Hasta que la mayoría de la población se haya vacunado (algunas estimaciones dicen que vacunar al 80% de los americanos nos ayudaría a alcanzar la inmunidad de rebaño), el uso de mascarillas, el lavado de manos, la práctica del distanciamiento físico y evitar grandes reuniones en espacios cerrados continuarán siendo herramientas importantes para limitar los contagios.

Explore Vacunación contra el COVID-19: