Respuestas sobre COVID-19

Vacunación contra el COVID-19

Read Translation

Todas las personas a partir de los 5 años de edad pueden recibir la vacuna contra el COVID-19 en Texas. Recomendamos ampliamente la vacunación porque es la mejor defensa contra el virus SARS-CoV-2 y sus variantes.

Los pacientes de UT Southwestern y los miembros de la comunidad a los que vacunamos podrán programar una cita para la dosis de refuerzo de la vacuna de Pfizer-BioNTech o Moderna a través de MyChart. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) recomiendan la dosis de refuerzo para todas las personas a partir de los 18 años. Consulte la sección de preguntas frecuentes sobre la dosis de refuerzo para obtener más información.

Si está interesado en recibir la primera dosis, puede pedir una cita en línea ahora en UT Southwestern West Campus Building 3 (noveno piso), 2001 Inwood Road, Dallas, TX, 75390 (indicaciones para llegar en vehículo e información sobre el estacionamiento).

Los empleados y estudiantes de UTSW pueden pedir la cita a través de MyChart o del sitio UTSW.net.

Esperamos que venga a vacunarse.

¿Está listo para pedir una cita?

  • Para programar la vacuna de refuerzo o la tercera dosis de la vacuna de Pfizer o Moderna, pida la cita a través de MyChart.
  • La información sobre la vacuna para niños de 5 a 11 años está disponible a través de nuestro socio Children's Health.

¡Estamos aquí para ayudar!

Tenemos varias hojas de consejos para ayudarlo a lo largo del proceso de vacunación en UT Southwestern. También se puede desplazar hacia abajo para ver videos y blogs de nuestros expertos, entre los que se encuentran:

  • La ciencia detrás de la vacuna contra el COVID-19
  • Información sobre el rastreo de variantes de coronavirus
  • Preguntas frecuentes para mujeres embarazadas y que están amamantando
  • Separando los mitos de la realidad

Lea nuestras hojas con consejos

Abajo encontrará otras preguntas frecuentes ordenadas por temas.

Centro de acción de vacunación

Elegibilidad y distribución de la vacuna

¿Cómo determina UT Southwestern quién se vacuna?

UT Southwestern sigue cumpliendo con las directrices estatales y federales para la distribución. Desde el 12 de mayo, las personas a partir de los 12 años pueden vacunarse contra el COVID-19.

¿Cómo se determinaron las fases iniciales de elegibilidad para la vacuna?

Dado que el suministro inicial de la vacuna era limitado, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) dieron recomendaciones a los gobiernos estatales y locales sobre a quiénes se debía vacunar primero, las cuales se basan en las recomendaciones del Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (ACIP, por sus siglas en inglés), un panel independiente de expertos en medicina y salud pública.

Estas se hacen con estos objetivos:

  • Disminuir la muerte y las enfermedades graves en la medida de lo posible.
  • Preservar el funcionamiento de la sociedad.
  • Reducir la carga adicional que el COVID-19 supone para las personas que ya son víctimas de la desigualdad.
¿Qué tan rápido podré vacunarme?

UTSW se complace en ofrecer una vacunación inmediata. Consulte todas las fechas disponibles visitando nuestra página del cronograma de vacunación.

¿Tengo que pagar la vacuna?

Las vacunas contra el COVID-19 son gratis para el público general en virtud de la Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica por Coronavirus (CARES, por sus siglas en inglés). Su seguro médico o el Fondo de Ayuda para Proveedores del gobierno federal pagarán cualquier cargo por la administración de la vacuna.

¿Hay disponibilidad de vacunas en todos los centros de UTSW?

Aplicamos las vacunas contra el COVID-19 en un centro, con cita previa únicamente:

Queremos expresarles nuestro agradecimiento a nuestros amigos de Market Hall, RedBird Mall y The University of Texas en Dallas por abrir sus puertas a UT Southwestern y hacer posible que demos miles de vacunas en cada uno de esos sitios durante varios meses.

Sobre la vacuna

¿Qué vacunas contra el COVID-19 recibe UT Southwestern?

La UT Southwestern recibe las vacunas contra el COVID-19 de Pfizer-BioNTech principalmente y algunas de Moderna.

¿Qué contiene cada vacuna y cómo funciona?

El 23 de agosto la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) aprobó totalmente la vacuna contra el COVID-19 de Pfizer-BioNTech (Comirnaty) en personas a partir de 16 años de edad y está disponible bajo autorización de uso de emergencia (EUA, por sus siglas en inglés) para niños de 12 a 15 años. La FDA también autorizó las vacunas contra el COVID-19 de Moderna y Johnson & Johnson para uso de emergencia. Las vacunas de Pfizer y Moderna usan lo que se llama ARN mensajero (ARNm) que, en este caso, es un material sintético que lleva el código genético usado para producir la proteína de la espícula del SARS-CoV-2. La espícula es la parte del virus que se adhiere a las células humanas. El ARNm muestra al sistema inmunitario una parte del virus, de modo que cuando el organismo se encuentra con el virus completo en la vida real, reconoce al invasor y puede dar una respuesta inmune rápida, activando anticuerpos (células B y T) para combatirlo.

Las vacunas que usan ARNm son nuevas, pero la tecnología existe desde hace décadas y se ha usado en tratamientos para otras enfermedades como el cáncer y la fibrosis quística. Aunque muchas vacunas usan una versión debilitada o inactiva del virus para crear una respuesta inmunitaria, estas vacunas no lo hacen, por lo que no hay riesgo de que causen enfermedades.

La vacuna de J&J es una vacuna de vector adenoviral, lo que significa que tiene un virus modificado que no causa enfermedades. En ese virus está el código genético de la proteína de la espícula del SARS-CoV-2. Después de la vacunación, el adenovirus entra en las células y posteriormente muestra esa proteína de la espícula al sistema inmunitario, de modo que si se infecta con el virus completo en la vida real, el organismo puede dar una respuesta rápida y eficaz para combatirlo.

El 13 de abril la FDA interrumpió la distribución de la vacuna de J&J contra el COVID-19 para investigar unos informes de coágulos de sangre inusuales que se formaron en algunos pacientes poco después de haber recibido esa vacuna. El 23 de abril se reanudó la vacunación con la vacuna de J&J después de una revisión exhaustiva de seguridad por parte de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y la FDA, en la que se determinó que los beneficios de la vacuna de dosis única de J&J superan el riesgo inusual y excepcional de desarrollar coágulos de sangre. Un panel de expertos independiente reiteró que la vacuna cumple las normas de seguridad y eficacia de la FDA y se aseguró de que hubiera disponible más información sobre los posibles efectos secundarios para el público general.

¿Qué tan eficaces son las vacunas?

En los ensayos clínicos de fase tres, en los que participaron miles de personas, las tres vacunas fueron totalmente eficaces para prevenir enfermedades graves, hospitalizaciones y muertes por COVID-19. También tuvieron una tasa de eficacia muy superior al 50 % que es necesaria para recibir la autorización para su uso de emergencia por parte de la FDA.

Las vacunas de Pfizer y Moderna tuvieron casi el 95 % de eficacia en la prevención de COVID-19 asintomático en ensayos clínicos y el 100 % de eficacia en la prevención de hospitalizaciones y muertes. “Mejor, imposible”, señalan los mejores expertos de la nación en enfermedades infecciosas, incluyendo a la Dra. Trish Perl, jefa de la División de Enfermedades Infecciosas de UT Southwestern. En ensayos clínicos, la vacuna de dosis única de J&J tuvo una eficacia del 67 % en la prevención total de COVID-19. Tuvo una eficacia del 85 % en la prevención de casos graves y 100 % de eficacia en la prevención de hospitalizaciones y muerte.

El Comité de Revisión Científica de Vacunas de UT Southwestern analizó de manera independiente los datos de ensayos clínicos de los candidatos vacunales antes de administrar las vacunas a empleados y pacientes. Puede leer los informes aquí.

Lea la reseña científica de Pfizer.
Lea la reseña científica de Moderna.

¿Las vacunas protegen contra las nuevas cepas del virus como las identificadas por primera vez en el Reino Unido, Sudáfrica y Brasil?

Los expertos en enfermedades infecciosas de UT Southwestern afirman que no hay motivos para pensar que estas mutaciones vayan a afectar la eficacia de las vacunas actualmente disponibles. Se han documentado varias mutaciones del virus SARS-CoV-2 desde el comienzo de la pandemia. Al parecer, la variante del Reino Unido es un 40 % más transmisible o contagiosa y podría convertirse en el linaje dominante del virus en EE. UU. La aparición de estas nuevas variantes refuerza la importancia de vacunarse contra el COVID-19 cuando tenga la posibilidad de recibir una vacuna. También debemos seguir practicando las medidas de seguridad que han logrado reducir la propagación del COVID-19 hasta ahora.

¿Por qué algunas vacunas requieren dos dosis y qué ocurre si se omite la segunda?

Las vacunas de Pfizer y Moderna requieren dos dosis. La primera dosis provoca la respuesta inmunitaria y la segunda prepara al organismo para memorizar el virus, de modo que lo reconozca inmediatamente en el futuro y lo combata. Muchas vacunas requieren refuerzos, como la del tétano, la del herpes zóster y la del sarampión, las paperas y la rubéola (MMR, por sus siglas en inglés).

La vacuna de Pfizer requiere una segunda dosis 21 días después de la primera; en el caso de Moderna, las dosis se deben administrar con 28 días de diferencia. Si omite la segunda dosis, es menos probable que desarrolle una inmunidad completa.

La vacuna de J&J es de dosis única y se puede conservar a temperatura de nevera durante mucho más tiempo.

Los CDC recomiendan una dosis de refuerzo o tercera dosis de las vacunas Pfizer y Moderna, al menos seis meses después de la serie de vacunación inicial para todas las personas a partir de los 18 años. Asimismo, recomiendan una segunda dosis de refuerzo de la vacuna J&J al menos dos meses después de la vacunación inicial. Consulte la sección de preguntas frecuentes sobre el refuerzo para obtener más información.

¿Debo vacunarme con la misma vacuna (Pfizer/Moderna) en el caso de la segunda dosis?

Sí. Las vacunas de ARNm que han sido aprobadas no son idénticas, y los ensayos clínicos no examinaron datos relacionados con la combinación de la primera y la segunda dosis. Por lo tanto, se recomienda que su segunda dosis sea de la misma vacuna que la primera.

¿Las vacunas funcionan en personas mayores y más vulnerables?

Las vacunas parecen mantener altas tasas de eficacia independientemente de la edad, el sexo y el origen étnico. Por ejemplo, la vacuna de Pfizer tuvo una eficacia del 94% en adultos mayores de 65 años de acuerdo con los datos de seguridad. Las tres vacunas también se han probado en personas con condiciones preexistentes estables, como la diabetes y el cáncer, y las tasas de eficacia se mantuvieron básicamente en los mismos niveles.

¿Por qué algunas vacunas se deben almacenar a temperaturas tan bajas?

Los requisitos de la cadena de frío varían y se basan en la formulación de la vacuna. En algunas, como en la vacuna de Pfizer (almacenada a -70 grados Celsius; piense en el hielo seco), las moléculas se vuelven inestables y se degradan si se dejan a temperaturas más cálidas. La vacuna de Moderna se debe almacenar a -20 grados Celsius, es decir, a la temperatura normal de una nevera.

Con los estudios adicionales que se llevan a cabo podría parecer evidente que las vacunas no requieren temperaturas tan bajas, pero estas se desarrollaron y probaron de una manera específica durante los ensayos clínicos, por lo que ese debe ser el protocolo a seguir. Otras vacunas, como la de Johnson & Johnson, solo requieren refrigeración.

¿Las personas que se han recuperado del COVID-19 tienen que vacunarse?

No está claro cuánto dura la inmunidad natural después de recuperarse del COVID-19, pero hay información que sugiere que empieza a disminuir después de 90 días. De igual manera, se desconoce el nivel de inmunidad que se tiene después de las terapias de COVID-19 como la de plasma convaleciente y la de anticuerpos monoclonales. Se han reportado algunos casos de reinfección, por lo que los CDC podrían recomendar a la población que se vacune incluso tras haber presentado COVID-19.

Segunda dosis del COVID-19

Si necesita pedir cita para la segunda dosis, inicie sesión en MyChart. Le aparecerá la opción de pedir una cita para la vacuna contra el COVID-19 en el ícono de enlace rápido “Schedule a COVID-19 Vaccine” (Pedir cita para la vacuna contra el COVID-19) o a través de un ticket para la cita que le es enviado a su correo electrónico desde MyChart.

¿Cuándo debo ponerme la segunda dosis de la vacuna contra el COVID-19?

Las vacunas contra el COVID-19 de Pfizer-BioNTech y Moderna requieren dos dosis cada una. El plazo recomendado para las segundas dosis es el siguiente*:

  • Pfizer: 21 días después de la primera dosis
  • Moderna: 28 días (o más) después de la primera dosis

Los Centers for Disease Control and Prevention (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades o CDC, por sus siglas en inglés) y los expertos en enfermedades infecciosas de UTSW insisten en la importancia de vacunarse totalmente para lograr la máxima eficacia, pero hay flexibilidad en el plazo para la segunda dosis.

*Aunque la segunda dosis debe administrarse lo más cerca posible de las recomendaciones, la segunda dosis de las vacunas de Pfizer-BioNTech y Moderna contra el COVID-19 puede programarse para su administración hasta 6 semanas (42 días) después de la primera dosis.

Las dosis que se administren después del plazo recomendado se considerarán válidas y no será necesario reiniciar la serie.

¿Cómo se me notificará cuando sea el momento de recibir mi segunda dosis?

Recibirá un recordatorio de MyChart. Tenga en cuenta que las citas no estarán disponibles hasta que UTSW haya recibido el envío de segundas dosis de vacunas, por lo que usted debe revisar los espacios abiertos en MyChart a medida que se acerca la fecha prevista. No se alarme si no encuentra citas disponibles hasta último minuto; si recibió la primera dosis de la vacuna en UTSW, le garantizamos la segunda.

Cuando las vacunas contra el COVID-19 estén disponibles, podrá pedir una cita a través del ícono de enlace rápido “Schedule a COVID-19 Vaccine” (Pedir cita para la vacuna contra el COVID-19) o a través de un ticket. Puede encontrar instrucciones más detalladas en la hoja de consejos “Cómo pedir una cita para la vacuna contra el COVID-19 a través de MyChart”.

Tengo un ticket para hacer la cita para mi segunda dosis, pero no veo ningún ícono de enlace rápido para la cita. ¿Qué debo hacer?

Para empezar, haga clic en el enlace de abajo o seleccione el enlace rápido “Schedule an Immunization” (Programar una vacunación) en la pantalla de inicio de MyChart y siga las indicaciones. Si vuelve a entrar en MyChart y ese ícono ya no aparece, siga estos pasos:

  1. En el menú principal, haga clic en las tres barras para que aparezca el menú desplegable.
  2. Bajo “Find Care” (Buscar atención), haga clic en “Schedule an Appointment” (Programar una cita) y busque su ticket para programar la vacuna contra el COVID-19. Verá un aviso que dice: “You have an appointment that needs to be scheduled” (Hay una cita que debe programar).
  3. Después de hacer clic en “Schedule now” (Programar ahora), los horarios de las citas aparecerán a medida que haya lugares disponibles.
¿Tendré algún problema para recibir la segunda dosis a tiempo?

UT Southwestern no ha tenido ni prevé ningún retraso en la recepción de nuestros envíos de segundas dosis. Tanto el Estado como los fabricantes de vacunas nos han asegurado que las segundas dosis estarán disponibles a tiempo.

Como parte de nuestros propios protocolos en UT Southwestern, estamos dando prioridad a las segundas dosis al asignar y programar las citas de vacunación. Estamos seguros de que recibirá su segunda dosis a tiempo.

¿Qué debo hacer si mi prueba de COVID-19 resulta positiva antes de recibir la segunda dosis?

Si su prueba de COVID-19 resulta positiva, se recomienda que espere hasta que se haya recuperado totalmente y haya recibido el visto bueno de su proveedor para recibir la segunda dosis. Después de eso, puede recibir la vacuna aunque haya pasado el plazo recomendado de 21 días para la segunda dosis de Pfizer y de 28 días para la de Moderna. Básicamente tener la vacuna contra el COVID-19 prepara su sistema inmunitario, de manera que se considera aceptable retrasar la segunda vacuna hasta 90 días sin tener que reiniciar la serie.

Aunque los CDC indican que puede esperar hasta 90 días para vacunarse ya que el riesgo de reinfección es bajo, no hay un tiempo mínimo que deba esperar para su segunda dosis después de haberse recuperado.

La única excepción es si ha recibido un tratamiento con anticuerpos monoclonales o plasma contra el COVID-19. Si es así, debe esperar 90 días para recibir la segunda dosis, ya que estos tratamientos pueden hacer que la vacuna sea menos eficaz si se administra antes de los 90 días. Consulte a su proveedor si tiene alguna pregunta.

¿Puedo recibir mi segunda dosis si he estado expuesto a alguien con COVID-19?

Si se expone a alguien que dio positivo para COVID-19, debe esperar hasta que se le haya dado de alta después del período de cuarentena, 14 días después de la exposición, antes de recibir la segunda dosis de la vacuna.

¿Una tercera dosis? Opiniones sobre las vacunas de refuerzo contra el COVID-19

A lo largo de la pandemia hemos aprendido que la vacunación es importante para todos. Pero ahora que se aprobó una tercera dosis, ¿qué tan crucial es? El Dr. John Sweetenham del Simmons Comprehensive Cancer Center de UT Southwestern y el Dr. Reuben Arasaratnam, especialista en enfermedades infecciosas de UTSW, comparten sus opiniones sobre quiénes deberían colocarse la tercera dosis y quiénes deberían hacerlo primero.

Dosis de refuerzo contra el COVID-19

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan una única dosis de refuerzo, o tercera dosis, de las vacunas contra el COVID-19 de Pfizer-BioNTech y Moderna para todas las personas a partir de 18 años que hayan recibido la segunda dosis hace al menos seis meses. Los CDC también recomiendan las dosis de refuerzo para las personas a partir de los 18 años que hayan recibido la vacuna de dosis única de Johnson & Johnson y que haya sido hace al menos dos meses.

Según los CDC, la dosis de refuerzo puede ser cualquiera de las vacunas contra el COVID-19 autorizadas en EE. UU.

Las dosis de refuerzo de las tres vacunas contra el COVID-19 aprobadas también estarán disponibles en muchas farmacias.

Nuestros expertos respondieron algunas de las preguntas más frecuentes sobre las dosis de refuerzo.

¿Qué es una dosis de refuerzo contra el COVID-19 y cómo ayuda?

Se recomienda una tercera dosis de las vacunas contra el COVID-19 de Pfizer y Moderna para todas las personas a partir de los 18 años a fin de prolongar y aumentar el alcance de la protección contra el virus SARS-CoV-2. Los datos de los ensayos clínicos presentados al Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (ACIP) de los CDC mostraron una reducción significativa de la infección a las dos semanas de recibir la dosis de refuerzo y un beneficio incluso mayor en la reducción del COVID-19 grave.

Una dosis de refuerzo de la vacuna ayuda a entrenar el sistema inmunitario del cuerpo para crear anticuerpos adicionales y reforzar la protección contra el COVID-19 y las variantes que puedan surgir.

Un estudio de los CDC mostró que la eficacia de la vacuna está disminuyendo entre los adultos mayores y citó la preocupación por los brotes de infecciones entre las personas en centros de cuidados a largo plazo. Las dosis de refuerzo deberían proporcionar protección adicional contra la enfermedad grave por COVID-19.

¿Quién es elegible para una tercera dosis de la vacuna contra el COVID-19?

En noviembre de 2021 los CDC ampliaron sus recomendaciones para sugerir que todas las personas a partir de los 18 años reciban una dosis adicional de la vacuna.

Las vacunas contra el COVID-19 siguen siendo altamente eficaces para prevenir la enfermedad grave, pero algunos datos recientes muestran que la protección puede disminuir con el tiempo, especialmente en las personas a partir de los 65 años.

La reciente aparición de la variante Omicron enfatiza aun más la necesidad de la vacunación y las dosis de refuerzo para protegerse contra el COVID-19.

¿La dosis de refuerzo será de la misma vacuna que recibí inicialmente?

En el caso de las dosis de refuerzo o terceras dosis, los CDC actualizaron sus recomendaciones para permitir que se mezclen y combinen las vacunas contra el COVID-19, afirmando que recibir una dosis de refuerzo de un fabricante de vacunas diferente al de la vacuna que se colocó originalmente es seguro y eficaz. Esta directriz también se aplica a quienes hayan recibido previamente la vacuna de Johnson & Johnson. Estas personas ahora podrían recibir un refuerzo de Moderna o Pfizer.

En UT Southwestern proporcionaremos refuerzos con el mismo tipo de vacuna de ARNm que recibió previamente, teniendo en cuenta nuestro suministro. El refuerzo de Pfizer es una tercera dosis completa. El refuerzo de Moderna es una media dosis, que el fabricante dijo haber elegido porque provocaba menos efectos secundarios a corto plazo, como fiebre y dolor.

¿El refuerzo fue diseñado para proteger contra la variante Delta?

Los refuerzos de Pfizer contienen la misma dosis de la vacuna de ARNm incluida en la primeras y segundas dosis. Según se informa, Moderna ha reducido la dosis en un 50 % en la tercera dosis que desarrollan.

Uno de los beneficios de la tecnología de las vacunas de ARNm es que pueden adaptarse para defenderse de las variantes y producirse rápidamente en grandes cantidades. Los fabricantes llevan a cabo ensayos clínicos de una dosis que se dirigiría específicamente a la variante Delta, pero aún está en prueba.

¿Recibir la dosis de refuerzo conlleva algún riesgo?

Los posibles efectos secundarios siguen siendo leves, de corta duración y los mismos que los encontrados en las dos primeras dosis de la vacuna: dolor de brazo, dolor de cabeza, fiebre y escalofríos. Los CDC vigilan continuamente los efectos secundarios poco frecuentes de las vacunas, incluyendo las dosis iniciales y las de refuerzo.

Los pacientes inmunodeprimidos deben consultar con su médico antes de recibir una dosis de refuerzo para sopesar cualquier riesgo, así como el momento oportuno para recibir la dosis. Por ejemplo, podría ser necesario que algunos pacientes interrumpan temporalmente los medicamentos inmunosupresores para permitir que la dosis de refuerzo de la vacuna haga efecto.

¿Necesito una dosis de refuerzo si tuve COVID-19 y estoy vacunado?

Hay algunos estudios que sugieren que la llamada inmunidad “híbrida” puede ser muy potente, pero actualmente no hay suficientes investigaciones que lo confirmen. Aún no está claro si las personas que tienen inmunidad natural porque tuvieron una infección previa por COVID-19 y cuentan con la protección de la serie inicial de vacunas necesitarán una dosis adicional en algún momento.

¿Todos necesitaremos en algún momento una dosis de refuerzo?

Los estudios siguen mostrando que las vacunas contra el COVID-19 son muy eficaces para prevenir enfermedades graves y hospitalizaciones y son muy seguras. Es común que la protección de algunas vacunas disminuya con el tiempo. Las dosis de refuerzo proporcionarán una mayor protección a millones de personas y ayudarán a que el país dé un paso al frente ante el virus, pero la forma más eficaz de frenar la propagación del COVID-19 es animar a las personas no vacunadas a vacunarse.

¿Es seguro recibir un refuerzo contra el COVID-19 y una vacuna contra la gripe al mismo tiempo?

Sí, de acuerdo con los CDC es seguro recibir la vacuna contra el COVID-19 y otras vacunas al mismo tiempo. Las directrices anteriores sugerían esperar 14 días entre las vacunas, pero los datos han mostrado que las respuestas inmunitarias y los efectos secundarios son similares independientemente de si las vacunas se administran solas o juntas.

Entender las reacciones de la vacuna contra el COVID-19

A medida que la primera oleada de personas recibía las vacunas contra el COVID-19, algunos casos de reacciones anafilácticas generaron preocupación entre las personas con alergias graves. La Dra. Rebecca Gruchalla, Jefa de la División de Alergias e Inmunología de UT Southwestern, explica qué podría estar causando estos raros eventos y aconseja cómo deben proceder las personas con alergias graves.

Seguridad de la vacuna

¿Cómo sabemos que no se han omitido pasos para producir las vacunas más rápidamente?

Hay un régimen de pruebas y ensayos clínicos bien establecido que se debe seguir para que la FDA considere la aprobación de una vacuna. En el caso de las vacunas contra el COVID-19, las investigaciones se llevaron a cabo de forma simultánea, en lugar de consecutiva, y los tiempos de espera para la revisión de las investigaciones se redujeron considerablemente gracias a la Operación Warp Speed, un programa federal que invirtió en el desarrollo y la fabricación de las vacunas.

No se omitió ningún paso ni se sacrificó la seguridad por la rapidez.

Una junta supervisora independiente y transparente de expertos revisó los datos de los ensayos, y científicos de carrera los evaluaron en la FDA. La información de los ensayos clínicos se ha publicado en revistas revisadas por expertos.

¿Es seguro recibir la vacuna contra el COVID-19?

La vacunación es una de las intervenciones más seguras que tenemos en la atención al paciente y la prevención de enfermedades, y tiene una larga historia de protección al público, desde la viruela hasta la poliomielitis y el sarampión. Sí, hay efectos secundarios de baja intensidad, pero son insignificantes comparados con las protecciones que puede proporcionar una vacuna contra el COVID-19 segura y eficaz.

¿Las vacunas son seguras para los niños y las mujeres embarazadas?

Las vacunas se suelen probar primero en adultos para garantizar su seguridad antes de iniciar los ensayos pediátricos. Aunque históricamente no se ha incluido a mujeres embarazadas en los ensayos de vacunas, un pequeño número de mujeres en el ensayo clínico de Pfizer quedaron embarazadas durante el estudio sin ninguna complicación a corto plazo.

El Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización y el Colegio Americano de Ginecología y Obstetricia han sido enfáticos al recomendar que las mujeres que estén embarazadas, que quieran quedar embarazadas o que estén amamantando se vacunen contra el COVID-19. Los estudios han mostrado que los beneficios de la vacunación para las mujeres embarazadas y sus bebés superan los posibles riesgos y la vacuna puede prevenir enfermedades graves, la muerte y complicaciones en el embarazo relacionadas con el COVID-19. Las mujeres que tengan más preguntas deben hablar de la vacunación contra el COVID-19 con su médico personal.

En este momento, la vacunación está aprobada a partir de los 5 años de edad.

¿Las vacunas contra el COVID-19 son seguras para las personas con antecedentes de reacciones alérgicas?

Las reacciones alérgicas graves a las vacunas son muy raras, incluso en personas con antecedentes de alergias a los alimentos, las mascotas, factores ambientales o medicamentos orales. Aun así, UT Southwestern sigue las recomendaciones de los CDC y observa a los pacientes durante 15 minutos en un entorno seguro después de la vacunación para controlar cualquier efecto adverso.

Los pacientes que han tenido una reacción alérgica grave a una vacuna, un medicamento intravenoso o un inyectable en el pasado deben hablar de la vacunación contra el COVID-19 con su proveedor. En la mayoría de los casos no impide que puedan recibir la vacuna, pero con un período de observación de 30 minutos en vez de 15.

Si ha tenido una reacción alérgica grave a uno de los componentes de la vacuna contra el COVID-19, como el polietilenglicol o el polisorbato, se recomienda que NO se vacune contra el COVID-19 con las vacunas actualmente disponibles. Asimismo, si ha tenido una reacción alérgica grave o inmediata a la primera dosis de la vacuna contra el COVID-19, NO debe recibir la segunda dosis hasta que hable de los detalles de la reacción con su proveedor.

¿Por qué se detuvo la distribución de la vacuna de Johnson & Johnson durante un corto tiempo?

La FDA, “por un exceso de precaución”, decidió el 13 de abril interrumpir la distribución de la vacuna de J&J después de que una pequeña cantidad de mujeres entre 18 y 48 años presentara coágulos de sangre en los 13 días siguientes a la vacunación.

Los científicos de la FDA y los CDC revisaron la información de seguridad y, el 23 de abril, recomendaron reanudar la vacunación con la J&J, señalando que los beneficios potenciales y conocidos de la vacuna superaban ampliamente sus riesgos potenciales. Las mujeres menores de 50 años deben tener en cuenta este riesgo inusual pero mayor para ellas, afirmaron los CDC, y deben saber que hay otras opciones de vacunas contra el COVID-19 disponibles.

¿Qué debo hacer si ya recibí la vacuna de Johnson & Johnson?

Es importante saber que estos coágulos de sangre son extremadamente inusuales, por lo que no se recomienda hacer otras pruebas si usted recibió la vacuna de J&J y no tiene ningún síntoma. Siga controlando la aparición de efectos secundarios hasta tres semanas después de la vacunación. Después de ese tiempo, el riesgo de tener una reacción adversa es muy bajo.

Si recibió la vacuna de J&J en ese período y tiene síntomas nuevos como dolor de cabeza muy fuerte, dolor en las piernas o dificultad para respirar, comuníquese con su médico para que lo evalúe e infórmelo de que hace poco le aplicaron la vacuna de J&J.

Los CDC y la FDA seguirán supervisando la seguridad de todas las vacunas contra el COVID-19.

Se recomiendan dosis de refuerzo para los casi 15 millones de personas que han recibido la vacuna contra el COVID-19 de Johnson & Johnson. De acuerdo con los CDC, cualquier persona a partir de los 18 años que se haya vacunado con la J&J, hace al menos dos meses, puede optar por una segunda dosis de esa vacuna o elegir una de las vacunas de ARNm como refuerzo.

Si tengo síntomas o me siento mal, ¿es recomendable o seguro que me vacune?

Hable con su proveedor si no se siente bien o tiene síntomas de COVID-19. Podría recomendarle que aplace la vacunación.

¿Las vacunas afectan la fertilidad de las mujeres?

No hay evidencias ni razones para pensar que las vacunas contra el COVID-19 afecten la fertilidad, a pesar de algunas afirmaciones en sentido contrario que circulan por Internet. Estos informes se basan en la teoría de que como la proteína de la espícula del SARS-CoV-2 se parece a la proteína sincitina-1, que es crucial para la formación de la placenta, las vacunas contra el COVID-19 podrían provocar una respuesta inmunitaria dirigida a la proteína de la placenta. Pero los virólogos afirman que las dos proteínas no tienen ninguna relación y no son lo suficientemente similares como para confundir a los anticuerpos que atacan al virus.

Vacunas para adolescentes de 12 a 15 años

¿Qué vacuna recibirá mi hijo pequeño o adolescente?

La FDA recientemente autorizó el uso de emergencia de la vacuna de Pfizer-BioNTech para niños de entre 12 y 15 años. Actualmente, es la única vacuna contra el COVID-19 autorizada para personas de entre 12 y 17 años, y debe administrarse en dos dosis con 21 días de diferencia.

¿Los menores de entre 12 y 15 años recibirán la misma dosis que las personas a partir de los 16 años?

Sí. Las dos dosis de la vacuna de Pfizer son exactamente iguales a las que reciben las personas mayores de 16 años.

¿Cómo sabemos si la vacuna es segura y eficaz para niños de entre 12 y 15 años?

Las vacunas contra el COVID-19 se han sometido al programa de control de seguridad más intensivo de la historia de los EE. UU., incluyendo estudios en adolescentes. Pfizer hizo ensayos clínicos que incluyeron a 2,000 adolescentes de entre 12 y 15 años. La mitad, que se eligió de manera aleatoria, recibió la vacuna y la otra mitad recibió el placebo. La eficacia de la vacuna fue del 100 por ciento. No hubo casos de COVID-19 entre los aproximadamente 1,000 participantes del ensayo que recibieron la vacuna. Se reportaron 16 casos entre los más de 970 receptores del placebo.

¿Los efectos secundarios de la vacuna son diferentes para este grupo etario?

No. Según la información de seguridad de los ensayos clínicos de Pfizer, los efectos secundarios más frecuentes en adolescentes de entre 12 y 15 años fueron dolor en el lugar de la inyección, fatiga, dolor de cabeza, escalofríos, dolor muscular, fiebre y dolor en las articulaciones. Todos estos efectos son coherentes con los ensayos que se hicieron en adolescentes más grandes y adultos. Estos efectos secundarios desaparecen después de unos días. No se reportaron efectos secundarios graves como coágulos de sangre, reacciones alérgicas graves o parálisis de Bell en los ensayos clínicos en adolescentes. Los efectos secundarios de largo plazo son extremadamente poco probables. Tradicionalmente, los efectos secundarios de la vacuna han ocurrido en un plazo de seis semanas después de la administración. Millones de personas se han vacunado contra el COVID-19 y no se han observado efectos secundarios de largo plazo en los controles posteriores a la vacunación.

¿Tengo que estar presente cuando vacunen a mi hijo?

Sí. Uno de los padres o un tutor legal debe acompañar a los niños de entre 12 y 17 años a la cita de vacunación y debe firmar los formularios de consentimiento en persona.

¿Mi hijo puede tomar sus medicamentos habituales antes de vacunarse contra el COVID-19?

Sí. Su hijo debe seguir tomando los medicamentos habituales como fueron recetados.

¿Mi hijo debe quedarse en casa y faltar a la escuela después de vacunarse contra el COVID-19?

No, a menos que tenga fiebre. No es necesario limitar sus actividades.

¿Mi hijo debe vacunarse si ya tuvo COVID-19?

Sí. No se sabe cuánto tiempo dura la inmunidad natural y se han reportado casos de reinfección.

¿Qué sucede si mi hijo tiene COVID-19 ahora?

Espere hasta que se sienta mejor y ya no sea necesario que esté aislado según las directrices de los CDC.

¿Cómo apoyo a mi hijo durante el proceso de vacunación?

Sea honesto. Recuérdele que sentirá un pinchazo al recibir la vacuna, pero que no durará mucho tiempo. Hablen sobre los beneficios de la vacuna como volver a tener una “vida más normal”, incluyendo hacer deportes, actividades escolares y viajes.

¿Cuál es el estado de la investigación sobre vacunas en niños menores de 12 años?

Pfizer y Moderna han incluido a niños de hasta 6 meses en los ensayos clínicos. Esos resultados están pendientes y, si la información muestra que es seguro dar la vacuna a este grupo etario, la FDA autorizará las vacunas para niños más pequeños.

Si es menos probable que los niños y adolescentes contraigan COVID-19, ¿por qué necesitan la vacuna?

Es poco frecuente que los niños enfermen gravemente por COVID-19, pero hubo casos de niños a partir de los 12 años que tuvieron que recibir atención en un hospital, en especial los que tenían condiciones médicas subyacentes como sistemas inmunitarios debilitados, obesidad o condiciones pulmonares crónicas. Además, los primeros datos muestran que las personas vacunadas son mucho menos propensas a transmitir el virus a otras personas.

Después de la vacunación y los efectos secundarios

¿Debo tomar medicamentos antiinflamatorios, como Advil o Tylenol, antes de vacunarme para evitar los efectos secundarios posteriores a la vacunación?

No. A pesar de que estos medicamentos podrían ayudar con los posibles efectos secundarios, también podrían afectar a su respuesta inmunitaria, haciendo que la vacuna sea menos eficaz. Se recomienda tomarlas después de la vacuna solo si se experimenta dolor, hinchazón o fiebre.

¿Las vacunas tienen efectos secundarios graves?

Los efectos secundarios más frecuentes son dolor en el lugar de la inyección y dolor de cabeza, pero la mayoría de los efectos secundarios duran menos de 48 horas.

Los participantes de los ensayos clínicos reportaron dolor en el brazo, fatiga, escalofríos, fiebre o dolor de cabeza que duraron uno o dos días, con más frecuencia después de la segunda dosis. Pero esa reacción por lo general es una señal de que la vacuna está actuando. Es decir, está provocando la respuesta inmunitaria (o inflamación), lo que indica que el cuerpo reconoce ese microorganismo patógeno que desconocía y está preparando una respuesta de protección contra él.

Lo ensayos clínicos continuarán vigilando a los pacientes para detectar efectos secundarios mucho después de que se hayan vacunado. El estado de Texas usará el Sistema de Informes de Eventos Adversos de la Vacuna (VAERS, por sus siglas en inglés), un sistema nacional coadministrado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y la FDA, para llevar un registro de la seguridad y los efectos secundarios de la vacuna. Texas también usará una aplicación llamada
“V-safe”, que envía mensajes de texto y correos electrónicos a las personas vacunadas para hacer un seguimiento de su salud y recordarles el día que deben recibir la segunda dosis.

¿Los efectos secundarios de la vacuna se ven inmediatamente o es posible experimentarlos más adelante?

Es posible tener una reacción retardada o un efecto secundario que comience más de siete días después de la vacunación, incluyendo fiebre, dolores corporales, dolor de cabeza y reacciones en el lugar de la inyección. Se han reportado reacciones retardadas en el lugar de la inyección que incluyen dolor, inflamación, picazón y enrojecimiento. Esto no se considera una reacción alérgica y no le impide recibir la segunda dosis. Además, estas reacciones son una señal positiva de que su sistema inmunitario está respondiendo a la vacunación. Si tiene alguna duda, hable con su proveedor de atención primaria.

¿Las vacunas conllevan algún riesgo para la salud a largo plazo?

Los participantes de los ensayos de la fase tres fueron controlados durante 60 días después de recibir la segunda dosis, lo que es un requisito indispensable para poder presentar cualquier dato de seguridad a la FDA. Normalmente, si un paciente no ha experimentado efectos secundarios graves en 60 días, es muy poco probable que los tenga después. Pero como estas vacunas son tan nuevas aún se están recopilando datos significativos a largo plazo.

De acuerdo con los documentos de seguridad de los ensayos clínicos publicados por la FDA el 10 de diciembre, hubo cuatro casos de parálisis de Bell, una condición que debilita temporalmente los músculos faciales, entre los participantes de los ensayos clínicos de Pfizer que recibieron la vacuna. Sin embargo, las tasas de parálisis de Bell no fueron diferentes de las que se dan en la población general y no hay evidencia de que la vacuna haya causado el problema. Aun así, es probable que la FDA recomiende una investigación de seguimiento.

¿Cuánto tiempo tarda en desarrollarse la inmunidad después de recibir la vacuna?

Los documentos de la FDA dicen que la vacuna de Pfizer mostró un 95 % de inmunidad siete días después de la segunda dosis y la de Moderna un 94.5 % de inmunidad 14 días después de la segunda dosis. La respuesta completa se desarrolla después de la segunda vacuna, por lo que una persona no se considera totalmente vacunada hasta dos semanas después de la segunda dosis.

El refuerzo es necesario para reforzar la respuesta inmunitaria y proporcionar una protección completa. Además, hay que tener en cuenta que la exposición al virus sigue siendo posible entre las dosis, por lo que hay que seguir usando mascarilla y seguir las recomendaciones de lavado de manos y distanciamiento físico.

¿Cuánto dura la inmunidad contra el COVID-19?

Aún no hay una forma definitiva de saberlo, pero algunos estudios han indicado que podría durar años, incluso décadas. Las investigaciones mostraron que los pacientes que contrajeron COVID-19 a principios de 2020 tenían anticuerpos robustos seis meses después. Los estudios de los supervivientes del SARS, también causado por un coronavirus, mostraron que los participantes eran portadores de células inmunitarias 17 años después de haberse infectado. De manera que existen razones para estar animados, pero los científicos tendrán que seguir controlando la duración y la fuerza de las respuestas inmunitarias en los pacientes vacunados.

Si me pongo la vacuna, ¿significa eso que no puedo contraer COVID-19 ni transmitir la enfermedad?

Aunque ambas vacunas son muy eficaces, no lo son al 100%, por lo que sigue siendo posible, aunque muy poco probable, que pueda contraer COVID-19.

En los ensayos de la vacuna se puso a prueba si los participantes producían anticuerpos para evitar el desarrollo de los síntomas del COVID-19 o desarrollar síntomas graves de la enfermedad, pero aún no está claro si las personas vacunadas podrían desarrollar una infección asintomática y tengan el potencial de transmitir el virus. Es muy importante que siga usando la mascarilla, resguarde el distanciamiento social y se lave las manos.

Una vez que esté vacunado, ¿los anticuerpos de la vacuna darán un resultado positivo en la prueba de COVID-19?

No. Las vacunas no influirán en los resultados de las pruebas de PCR o de antígeno de COVID-19, ya que la vacuna no contiene el virus en sí, sino que induce al organismo a producir anticuerpos específicos para la proteína de la espiga. La proteína de la espiga es como una llave que el virus utiliza para "abrir" y entrar en nuestras células. Las pruebas de PCR y de antígeno buscan el código genético del propio virus, que no está contenido en la vacuna, sino que solo está presente durante la infección viral.

¿Tengo que seguir usando mascarilla y practicando el distanciamiento físico después de vacunarme?

Sí. Las personas se vacunarán durante gran parte de 2021. Hasta que la mayoría de la población se haya vacunado (algunos cálculos dicen que vacunar al 80 % de los estadounidenses nos ayudaría a alcanzar la inmunidad de rebaño), usar mascarilla, lavarse las manos, mantener el distanciamiento físico y evitar las reuniones grandes en lugares cerrados seguirán siendo herramientas importantes para limitar la propagación.